Fraude educativo en Escuela Superior Vocacional de Guayama

Fotografías: Arcadio Medina Lozada

                                                                                                                                                                          Vista de la moderna Escuela Superior Vocacional María S. Lacot de Guayama 

                                                              Anaqueles de enfermería                                                               

Guayama – Si usted pasa frente a la Escuela Superior Vocacional María Socorro Lacot de Guayama, posiblemente tenga la impresión de que está ante un moderno recinto universitario en el que a maestros y estudiantes no les falta nada. Pero esa no es la realidad. El Departamento de Educación construyó una amplísima escuela con edificios vistosos y extensos espacios abiertos. Sin embargo, por inacción, burocracia, negligencia o insuficiencia de fondos, no habilitó los amplios espacios destinados a los talleres con el equipo básico y necesario para que los estudiantes puedan aplicar los conocimientos adquiridos en las clases. Ese es el caso del Curso de Enfermería que sólo cuenta con dos maniquíes rotos.  Los estudiantes de Mecánica Automotriz no pueden aplicar conocimientos tan básicos como cambiar un filtro de aceite a pesar de contar con un cómodo espacio de taller, pero vacío. Iguales condiciones tienen los matriculados en el curso de Soldadura Industrial: no tienen ni un soplete con el que puedan realizar soldadura liviana. Los maestros hacen de tripas corazón para mantener a los estudiantes motivados, pero ante la ausencia de actividades de aplicación éstos pierden interés.  Los míos se quedan porque me paso diciéndoles que el equipo va a llegar, señaló con frustración  Evergisto Anaya quien enseña Soldadura Industrial. El plantel, que inició operaciones en octubre de 2008 y consumió un presupuesto multimillonario, atiende mil doscientos estudiantes(1,200) de Guayama y pueblos vecinos con quienes no se están logrando  los objetivos por los que se construyó la escuela. Cabe preguntarse: ¿cómo se integrarán esos jóvenes al mundo del trabajo con una preparación incompleta? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s